San Romero de América

 

Cristo Jesús,

Te pedimos que al igual que san Óscar Romero

no tengamos miedo de arriesgar todo lo que tenemos para seguirte,

para estar con los pobres y los oprimidos.

Concédenos el mismo valor que le diste al arzobispo Romero:

que vamos a sentir lo que tenemos miedo de sentir

que no vamos a sentirnos abrumados por todo lo que se necesita hacer

— sino que vamos a seguirte.

Y tener la confianza

de que vas a caminar con nosotros

en nuestro camino del discipulado,

dondequiera que pueda llevar.

Que nuestro caminar

sea uno de verdadera solidaridad como lo fue el de san Romero.

Y en la vida y la muerte podamos dar mucho fruto.

Amén

 

 

San Romero de América